¿”Papelito”, ya no mandará?

13 06 2008

Con su acostumbrada locuacidad y vehemencia, Steve Ballmer, presidente de Microsoft, ha afirmado categóricamente que en un futuro muy cercano “no habrá ningún medio de prensa que no se distribuya en línea. No existirán periódicos ni revistas en papel. Todo se distribuirá en forma electrónica” sostiene.

Ballmer no precisa la fecha exacta en que ya no veamos gente parada frente a los kioskos leyendo los titulares de los periódicos, pero -según dice- ese guarismo es irrelevante, porque el momento llegará ineludiblemente. 

Y bueno, si lo dice la cabeza principal de la mayor compañía de software del mundo, por algo será; pero no dejo de percibir que en cada palabra suya existe una intención en hacer que el viento sople a su favor. Lógico, más aún cuando, por estos días, el gigante de Silicon Valley está enfrascado en una puja con su competidor Google en pos del cetro como mayor desarrollador en el sector de prensa.

Pero no es solamente Ballmer el que insiste con este tema. En 2005, la organización Publishing Industry Network (PIN) reconoció que dada la velocidad con que los lectores de periódicos vienen accediendo a los contenidos noticiosos vía internet, es muy posible que la publicación digital de contenidos desplace totalmente (así, subrayado y en negritas) al papel antes de 2020, es decir, en menos de doce años. Parece lejano pero está más cerca de lo que se cree ¿verdad?. 

Por si no fuera suficiente, un estudio de 2007 titulado Tendencias de los Medios Digitales en el Mundo, elaborado por la Asociación Mundial de Periódicos (WAN, por sus siglas en inglés), sostiene que las plataformas digitales de las compañías de diarios están experimentando un crecimiento generalizado en todo el mundo, tanto en uso como en facturación. El documento estima, por ejemplo, que cerca de 540 millones de hogares en todo el planeta tendrán conexión de banda ancha a Internet en 2011, 10 veces más que en 2002. Este rápido incremento contribuirá también a que los ingresos por publicidad en celulares y medios digitales alcancen los 150 mil millones de dólares en 2011, 12 veces más que en 2002.

Haciendo cálculos, con seguridad, para el 2020, el número de hogares con acceso a Internet aumentará y, por ende, la publicidad en los medios digitales seguirá cuesta arriba. Sin embargo, lo que pienso es que en el Perú la tendencia no correrá a la misma velocidad con la que vaticinan dichos informes. Los números indican que en nuestro país, hasta 2006, sólo 22 de cada 100 habitantes tiene acceso a internet, y un 6,3% de hogares peruanos tiene acceso directo a la gran red.

Pese a que estos datos evidencian de que el Perú aún permanece a la saga en cuanto a acceso a tecnología e información, lo cierto es que el “papelito” dejará de mandar y circular como soporte mediático en el futuro, sea en 2020 o en 2025. Esa es una verdad indubitable que nadie podrá retrucar al controvertido Ballmer.

Anuncios




Asma Ocupacional: un problema social, invisible y creciente*

24 04 2008

*Los reducidos niveles de investigación, análisis y estudio del asma ocupacional en Latinoamérica representan un riesgo enorme para empresas, trabajadores y gobiernos.
*La exposición a diversos agentes acelera la aparición de esta patología y los investigadores aventuran que el problema crecerá en el futuro.

Una dificultad que se presenta a la hora de medir el impacto en la productividad del asma ocupacional es la ausencia parcial o total de cifras claras sobre su prevalencia. Al menos eso sucede en buena parte de los países latinoamericanos.

En Estados Unidos o Europa existe una idea de su prevalencia. Por ejemplo, estudios recientes efectuados en Estados Unidos indican que del 2 al 6% de los casos de asma son de origen ocupacional, mientras que en países industrializados europeos se estima que del 5 al 10% de casos de asma ocupacional aparecen en la edad adulta.

Por otro lado, en el Reino Unido, algunas investigaciones indican que la incidencia anual de asma profesional en promedio es de 43 casos por millón de trabajadores, pero esta cifra aumenta de manera notoria con algunas ocupaciones como, por ejemplo, los pintores a soplete expuestos a isocianatos y resinas epóxicas, que tienen una incidencia 38 veces mayor. Estos mismos análisis plantean que la prevalencia de asma ocupacional en adultos que presentan asma es de entre 3 y 20%. Es decir, prácticamente uno de cada cinco pacientes asmáticos habría desarrollado la enfermedad por efecto del trabajo.

Estimaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sitúan entre 5 y 10% de la mortalidad por causas respiratorias atribuidas directamente al asma. Un documento del Ministerio de Sanidad de España señala que entre 5 y 14% de la población de dicha nación presentaría asma. De este grupo, entre 2 y 15% podría ser ocasionada directamente por el trabajo. A su vez, Japón es considerado el país con mayor porcentaje de asma laboral -casi 25%- debido a su alto nivel de industrialización.

En 1999 una investigación publicada en The Lancet por el médico Manolis Kogevinas -del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMM) de Barcelona- había estimado al asma laboral como un problema creciente. El estudio fue hecho en 26 áreas de 12 países tomando a consideración a más de 15 mil personas de entre 15 y 44 años. En este trabajo se detectó que entre 5 y 10% de los casos de asma en países industrializados se debe a factores laborales. Y lo más preocupante es que el asma está aumentando a una tasa de 2% anual en todo el mundo en forma homogénea, llegando actualmente a casi uno de cada cinco adultos. Los trabajadores agrícolas, pintores, aquellos que trabajan con plástico o artículos de limpieza, los que operan en panaderías o centros de salud son los que tienen mayor riesgo. “El asma ocupacional debería ser un importante objetivo de salud pública”, señalaba en ese entonces el estudio de Kogevinas.

Otro estudio, realizado en el municipio de Guantánamo -Cuba- entre 2000 y 2001 en una empresa metalmecánica encontró una prevalencia de 2% de asma ocupacional, aunque 58,3% de los trabajadores presentó hiperreactividad bronquial; 25%, tos; 14,2%, disnea y 2,3% sibilancia.

En este número de C&T, Santiago Quirce y Joaquín Sastre, del Hospital La Paz y la Fundación Jiménez Días de España, respectivamente, señalan que “los datos disponibles indican que alrededor del 10-15% de todos los casos de asma en adultos tienen un origen laboral”. Relatan estudios de Estados Unidos, donde se ha detectado posible asociación entre exposición laboral y desarrollo de asma en uno de cada 10 pacientes tratados por asma en la atención primaria de ese país. Agregan que en estudios de población general en Europa, 0,2 a 0,5% de adultos jóvenes presenta este problema. En España, dicen, el riesgo de asma atribuible a la exposición laboral se sitúa entre el 9 y el 20%. En Canadá, este riesgo es de 18%; Finlandia, 5%; Nueva Zelanda, 2%; Noruega, 19%; Estados Unidos, 12 a 15%.

Pero, ¿de qué hablamos cuando nos referimos al asma ocupacional?

El Asma Ocupacional (AO) se define como una enfermedad respiratoria directamente relacionada con la inhalación, en el centro de trabajo, de emanaciones, gases, polvo u otras sustancias llamadas sensibilizantes.

Siga leyendo:
http://www.cienciaytrabajo.cl/pdfs/23/pagina%20A13.pdf

*Informe publicado en la edición 23 de la revista Ciencia & Trabajo